5 sept. 2011

RAFAGAS

Rubén Darío Prieto
(Ultima Hora) 28 de Agosto de 2011

A mis amigos y lectores de mi columna "Ráfagas", que durante 30 años ventilé a la comunidad venezolana regional de Portuguesa y Acarigua-Araure con mi humilde opinión crítica, alertas, llamadas y enseñanzas que de corazón hacía; les extraña sin dudas que hoy de nuevo tomo la pluma que se había retirado ya que los cuarteles de invierno, por motivos de salud y otras como este pésimo gobierno que no respeta al que piensa, dice o escribe y que no vale la pena mencionar.

Pero, ¡a lo bello! Hoy a mis 70 años cumplidos y vividos, recuerdo que hace 25 años un 26 de Julio de 1986, dedique una "Ráfagas" a un grupo de jóvenes profesionales, que con entusiasmo celebraban aquí en Acarigua-Araure, sus 25 años de graduados de bachilleres, bodas de plata y egresados del liceo José Antonio Páez, en la promoción apadrinada por el ilustre y recordado Dr. Francisco de Paula Cortez. Hace poco y por internet, me hicieron llegar una nota bella de agradecimiento que me honra y me hizo recordar con la reproducción de las "Ráfagas" en referencia, todo lo vivido en aquella efemérides y también una invitación para la Negra, mi esposa, integrante de dicha promoción, para celebrar el segundo reencuentro 50 aniversario, Promoción Bachilleres en ciencias JAP 1961.

Tomando mis apuntes, mirando en el archivo, veo en la foto de esa ocasión, que de aquella bella panoja de hombres y mujeres profesionales, se han caído algunos granos valiosos que ya no están en la suma de los 27 integrantes iniciales. Son ellos Omar Mujica, Sarita Sutil, Raimundo Ferrer y hace pocos meses Argenis Bigott, por quienes rogamos al Altísimo por su eterno descanso. Fueron todos conocidos ampliamente y valiosísimas personas integrantes de familias muy queridas de las comunidades de Acarigua-Araure.

Ya en la madurez de la vida y para asombro de tantos, ésta camada de no ya tan jóvenes profesionales, tercos empeñados cómo Sísifo el pertinaz de la mitología griega, optan por un segundo reencuentro en las ciudades gemelas Acarigua-Araure, a los 50 años de su graduación de bachilleres del Liceo Páez en sus bodas de oro.

Que reencuentrazo de Nonos, Abuelos, Padres, Suegras, tatuados con las inevitables huellas que el tiempo nos dibuja en rostros, cabellos unos, escasos otros, y muchos nada, pero en fin con corazones pujantes de juventud acumulada, testimoniando con mucha alegría la inmersa y diáfana amistad que se profesan con compañerismo, solidaridad y la honestidad fiel a un recuerdo que los une en torno a un liceo, a una tierra que los lanzó al territorio nacional, dispersados sin dejarse de querer, amarse, respetarse y trascender en la generación familiar surgente que se asombra de tan bella camaradería.

Fotos, grabaciones, mensajes, condolencias, misas, recuerdos, entrevistas, condumios y momentos estelares que no volverán a darse con la oportunidad y espontaneidad con que se lograron. Gracias a Dios todo en aras de una lección, en hora buena, que integrantes de este staff de bodas de oro de bachilleres, dan ejemplo al mundo y a Venezuela de amistad, fidelidad, sinceridad y honestidad, hoy cuando en tan convulsionada época se carece de tantos valores cristianos, humanos y cívicos, son Uds. émulos de virtudes tan preciadas como la amistad y sinceridad.

Sigan preparándose para los próximos 25 años, pero, de amigo sincero, les digo que yo dificulto que esté allí con mis "Ráfagas". El tiempo vence. Adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario